Llegue a la fotografía casi por casualidad, después de tener mi primer hijo decidí documentar sus primeras etapas... y poco a poco me fuí introduciendo en el mundo de la fotografía. Han sido muchas horas sin dormir, muchas formaciones...  ( y las que me quedan, por que esto es continua evolución) hasta conseguir que la fotografía sea mi medio de vida.

Mis dos pequeños y mi pareja son e motor de mi vida. Son los que me animan a seguir luchando por este sueño.